Lyonel Feininger

Maria de Juan

Lyonel Feininger: los prismas de la pintura

Fue un pintor y músico Modernista que destacó más allá de la pintura, fue un cubista figurativo, apasionado por prismas y bordes afilados.

Lyonel Feininger fue un pintor enérgico y serio. Sin embargo, su base fue el arte humorista, pues comenzó dibujando caricaturas y dibujos para comics.

Lyonel Feininger

FEININGER, Lyonel_El hombre blanco, 1907_(CTB.1972.15)

Lyonel Feininger (1871-1956), nació en Manhattan, era hijo de padre alemán, un violinista que luchó en la Guerra Civil de Estados Unidos. Con 16 años, el joven fue enviado a estudiar violín a Leipzig. Pero en cambio, se matriculó en la escuela de arte en Hamburgo. Desde su infancia, solía dibujar incesantemente y rápidamente se desvió hacia el arte. En la década de 1890 ya era uno de los caricaturistas e ilustradores más conocidos de Europa.

Decidió no ser violinista profesional. En cambio, convirtió su talento para el dibujo en una exitosa y lucrativa carrera publicando sus dibujos en periódicos. Sin embargo, la música parece levitar en todas sus pinturas.

Lyonel Feininger

FEININGER, Lyonel_La dama de malva, 1922_543 (1964.12)

Durante los siguientes 40 años, realizó visitas cruciales a Paris y pasó muchos veranos en comunión con la naturaleza en su amado Mar Báltico. En Paris, fue alumno del francés Robert Delaunay, creador del movimiento artístico Orfismo. Con 36 años, decidió dedicarse a pintar al óleo, convirtiéndose en uno de los pintores modernos más relevantes de Alemania.

Lyonel Feininger

FEININGER, Lyonel_Arquitectura II (El hombre de Potin), 1921_545 (1977.12)

Desde 1909 fue miembro de la Asociación Artística de Berlín, Berliner Sezession. En 1911 expuso seis lienzos en el Salon des Indépendants en Paris.

También conoció el Cubismo y coincidió exponiendo con los grupos de artistas alemanes Die Brücke y Der Blaue Reiter. Feininger era un amigo íntimo de Paul Klee y Wassily Kandinsky. Los tres artistas se convirtieron en maestros en la Escuela de Diseño mas prestigiosa de todos los tiempos, Bauhaus. Incluso diseñó la portada del primer Manifiesto.

Meses antes de que los nazis declararan su obra como «arte degenerado«, Feininger regresó con su esposa, Julia, a Estados Unidos. En 1937, a punto de estallar la Segunda Guerra Mundial, finalmente pudo realizar su sueño de volver a sus raíces. Vivió y trabajó en Manhattan hasta su muerte, con 84 años.

Lyonel Feininger

Sus pinturas casi arquitectónicas, están invadidas de espiritualidad. Crean un oasis tranquilo, reflejo de un artista que vivió grandes cambios históricos y personales. Todavía hoy, aportan sentimientos de calma y asombro.

Nacido en Estados Unidos, Lyonel Feininger empezó pasando sus 50 años más creativos en Alemania para terminar sus días en Nueva York, como tantos artistas que escaparon de Europa huyendo de los horrores de la Guerra. Su trayectoria y su arte, reflejan un trasfondo cosmopolita.

Lyonel Feininger

Feininger es conocido por sus extraños paisajes urbanos y sus naturalezas y marinas semi abstractas, que comenzó a pintar en Hamburgo y Berlín. Están llenos de focos de luz borrosa, que caen sobre formas semi geométricas de campanarios, edificios, veleros y olas del mar. Sugieren una especie de inminencia celestial, como inspirada en los paisajes espiritualizados del pintor Romántico alemán Caspar Friedrich.

Lyonel Feininger

Estas obras coinciden con las convicciones místicas de Feininger:

«La pintura es un camino hacia la intangibilidad de lo divino».

Ya sea evocando las aguas de su predilecto Mar Báltico o las agujas de una catedral Gótica, Feininger creó un estilo característico, pintando con finas capas de oleo, superficies cristalinas. Como pintor y músico, es un maestro en crear una interconexión armónica entre planos de colores diáfanos, pues está influenciado por las estructuras musicales. Sus pinturas reflejan su reverencia por el genio Barroco de la música, Johan Sebastian Bach.

En sus pinturas, trató de lograr una monumentalidad concentrada, equivalente a las composiciones musicales de Bach. En su honor, Feininger, pintor y músico, compuso varias fugas a principios de los años veinte. Aunque me atrevo a decir que está más cercano en espíritu a Mozart y Watteau que a Bach y Friedrich.

Lyonel Feininger

Admirar sus lienzos y acuarelas, nos sugiere dos cosas. Primero, la sensibilidad de Feininger tendía naturalmente hacia la luminosidad, la frivolidad urbana y un sentido cómico inteligente. Nos comunica vitalidad por medio de orquestaciones elaboradas pero a la vez, fluidas en color, forma y narrativa. Segundo, a pesar de la cantidad de lienzos y acuarelas, la pintura en sí misma no fue el foco principal de interés para el artista. A medida que envejecía, se volvió cada vez más rutinario y frágil.

Después de sus primeras alucinantes pinturas, Feininger expresaba su vivencia visual y su fuerza emocional con obras que tienden a ser más bajas que altas, más mundanas que místicas. Relativamente subestimadas, sus tiras cómicas, son la culminación de su carrera como ilustrador. Aún viviendo en Europa, trabajó publicando dibujos y caricaturas en el Chicago Tribune (1906). Creó personajes clásicos que cimientan su estatus como pionero del cómic.

Lyonel Feininger

Este estilo de caricatura de Feininger se trasladó a sus primeros cuadros. Mostraba coloridas escenas influenciadas por Van Gogh sobre la vida en la ciudad, con personajes distorsionados, vestidos con sombreros de copa, corriendo por espacios caóticamente urbanos.

Igualmente impresionantes son sus pequeños grabados en madera y sus fotografías. Sus piezas más originales son delicadas figuras talladas a mano y pintadas: casas, tiendas, árboles, iglesias, puentes y trenes. Feininger hizo estas pequeñas esculturas en 1913 como juguetes, regalos de Navidad para sus tres hijos.

Su obra de arte parece sucumbir a una muerte lenta del Cubismo, o «Prismismo«, como llamó Feininger a su propio estilo. Ciertamente era un apasionado de bordes geométricos y formas de prisma.

Lyonel Feininger

Feininger convirtió las alegrías pastorales del Fauvismo en fantasías urbanas, una maravillosa combinación de cuentos infantiles y de terror. Sus pinturas nos inspiran hacia una comprensión del origen del Modernismo. Preceden al genio ruso Marc Chagall.

También son paralelas al Expresionismo Alemán. Están en sintonía con las primeras fantasías abstractas de caballeros y damas en paisajes de manchas de color que Kandinsky pintaba en Munich. Repletas de encanto y acción, lo que nos sugiere casi a esperar que las figuras se muevan, como bailando al son de música, protagonistas en algún tipo de animación de Disney, incluso antes de su época.

Lyonel Feininger

Fusionando aspectos de Canaletto, el italiano enamorado de la arquitectura y del realista francés Honore Daumier, Feininger también aprendió de las técnicas Puntillistas y de los ricos colores de los Impresionistas franceses, como Edouard Vuillard. Combinando todas estas influencias, el trabajo de Feininger ofrece un tributo moderno, aunque atemporal, a la emoción colectiva por la vida urbana.

Su obra está ampliamente representada por museos de todo el mundo. La exposición del Whitney Museum en Nueva York (2011), «Al borde del mundo«, fue su mejor retrospectiva. Otra importante fue en el Fine Arts Museum de Montreal, Canadá (2012).

Lyonel Feininger

Fue influenciado por el Fauvismo y el Expresionismo Alemán, aunque nunca mostró el talento de artistas como Kirchner. También buscó las nuevas formas del Cubismo y, sobre todo, del Futurismo. Pero finalmente terminó haciendo su propia actualización sublime del Romanticismo Alemán y del Trascendentalismo Americano. Una larga temporada en la Bauhaus le llevó a purificar su estilo hasta que finalmente se convirtió en el pionero del Modernismo.

Lyonel Feininger estuvo presente en cada momento artístico histórico, quizás uno o dos pasos detrás, pero siempre absorbiendo y sintetizando estilos, para crear un arte absolutamente personal, un estilo único, simbiósis entre Figuración y Geometría Abstracta.

You may also like

Revista pensada para un público inquieto y contemporáneo, sensible a la creatividad.

Oficina Principal MARBELLA

N-340, km. 176
C.C. Oasis, Local 1
29602 Marbella [Spain]

Oficina MADRID

Serrano, 98
28006 MadrId [Spain]

Oficina PARIS

91, Quai D'Orsay
75007 Paris [France]